Situacion de insolvencia en España

Procedimiento de insolvencia españa

Este artículo explica algunos de los aspectos más relevantes de los procedimientos de insolvencia y cobro de deudas. Desde un punto de vista práctico, estos conceptos deben valorarse teniendo en cuenta la posibilidad de que un actor económico pueda participar en un procedimiento de insolvencia cuando dicho actor económico sea invocado por un acreedor o cuando un actor económico participe voluntariamente en dicho procedimiento como deudor. Un hecho para el procedimiento de insolvencia en España es el de acogerse a la ley de segunda oportunidad, dónde el deudor queda amparado por la justicia, en el link podéis poneros en contacto con abogados experimentados en este campo, podréis recibir ayuda y ofrecen consultas gratuitas.

La Ley De Segunda Oportunidad

Debe tenerse en cuenta la necesidad del agente económico de elegir entre la liquidación o aprobación de un acuerdo con los acreedores y las dificultades del proceso de insolvencia. En particular, el tipo de acreedor implicado puede contribuir a la dificultad de la decisión del agente económico de elegir entre la liquidación o la aprobación de un acuerdo con los acreedores. Este artículo añade también una breve reflexión sobre el escaso uso del procedimiento de insolvencia para los casos de deuda que afectan a las familias.

Procedimiento concurso voluntario de acreedores

A diferencia de la reglamentación sobre insolvencia que figura en el Código de Comercio, la solicitud de apertura de un procedimiento de insolvencia no obliga a un juez, en su actual normativa en materia de insolvencia, a suponer que el deudor se encuentra en situación de insolvencia. El nuevo reglamento que se encuentra en el artículo 2 de la Ley de Insolvencia establece que el deudor debe justificar su estado actual o inminente de la deuda y la insolvencia. Con este nuevo régimen de insolvencia, no basta con que el deudor declare simplemente que es insolvente ante un juez durante un procedimiento de insolvencia. En su lugar, el deudor debe justificar adecuadamente su situación de insolvencia para evitar el riesgo de que un juez podría rechazar el procedimiento. Para que el deudor pueda cumplir con este requisito de insolvencia, la Ley de Insolvencia no limita los medios de justificación del deudor. Sin embargo, la documentación que el artículo 6 exige que el deudor presente tiene una relevancia especial para que el procedimiento pueda continuar con éxito.

Requisitos para declararse insolvente

En efecto, entre otros documentos, el instrumento que la Ley de Insolvencia considera adecuado para justificar la insolvencia debe ser el informe anual. El informe anual es un documento que expresa la historia económica y judicial del deudor. Es especialmente útil para determinar las causas del estado de insolvencia del deudor, así como las valoraciones y medidas sobre la viabilidad de la propiedad del deudor. El informe anual, acompañado de otros documentos pertinentes, debe contener una explicación clara y razonada de la situación actual de la empresa.

Debe tenerse en cuenta que el informe anual no sólo es importante para convencer a un juez que preside un asunto comercial de la conveniencia de tener el procedimiento de insolvencia, sino también porque el uso del informe anual tendrá consecuencias en el caso de que en el procedimiento de insolvencia existe una fase de clasificación correspondiente.

Debe recordarse que el artículo 164.2II de la Ley de Insolvencia establece que un procedimiento de insolvencia terminará con culpabilidad cuando el deudor haya cometido una inexactitud grave en alguno de los documentos que acompañan a la solicitud de declaración de un procedimiento de insolvencia o cualquiera de los documentos presentados por el deudor durante un procedimiento de insolvencia o cuando el deudor haya presentado documentos falsos. Este artículo se refiere en general a los documentos especiales utilizados por el deudor para solicitar la declaración de un procedimiento de insolvencia.

Existencias de un activo

La iniciación de un procedimiento de insolvencia para liquidar una empresa es frecuente en la práctica de la Ley de Insolvencia. Tales tipos de procedimientos no pueden implicar prácticamente ninguna clase de activos como objeto de la liquidación. Existen posiciones conflictivas entre los jueces de los procedimientos de insolvencia acerca de cómo tratan dicho procedimiento.

Una opción es que el procedimiento se llevará a cabo teniendo en cuenta todas las acciones de reintegración. En un sentido amplio, las acciones de reintegración bajo este punto de vista son aquellas que podrían establecerse contra los actos del actor insolvente desde el principio, si se aplica una fase de clasificación como lo hace frecuentemente en estos casos, con una declaración del procedimiento de insolvencia de los administradores responsabilidad de hecho o de derecho que la empresa insolvente ha tenido en los últimos dos años.

Una segunda opinión que siguen los jueces de la insolvencia es la de emitir un informe en el que se explica la insuficiencia de los bienes de una empresa. Dicho informe debe ajustarse al artículo 176 de la Ley de Insolvencia, en el que se declara la conclusión y registro del procedimiento de insolvencia en cualquiera de las fases del procedimiento. Este punto de vista se aplica cuando se demuestra que en cualquier fase del procedimiento de insolvencia no existen activos o derechos del actor insolvente ante el tribunal, ni derechos de terceros para satisfacer las deudas de los acreedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *